viernes, 31 de agosto de 2012

Poemas que cortan la respiración





El breve amor
con qué tersa dulzura
me levanta del lecho en que soñaba
profundas plantaciones perfumadas,

me pasea los dedos por la piel y me dibuja
en el espacio, en vilo, hasta que el beso
se posa curvo y recurrente,

para que a fuego lento empiece 
la danza cadenciosa de la hoguera
tejiéndose en ráfagas, en hélices,
ir y venir de un huracán de humo....

¿Por qué, después,
lo que queda de mí
es solo un anegarse entre las cenizas
sin un adiós, sin nada más que el gesto
de liberar las manos? 


Poema de JULIO CORTAZAR


La verdad es que me inspira este tipo de poesía. Resquebraja mi sensibilidad. Me llega. Es sencilla y henchida de contenido, de filosofía y de vida. ¡Pura adrenalina literaria!. Tan solo leerlo me corta la respiración. ¿Porqué será? seguramente porque pertenece a uno de mis autores favoritos. Cortázar, Julio Cortázar.
                                                  

4 comentarios:

  1. I

    Ya no es mágico el mundo. Te han dejado.
    Ya no compartirás la clara luna
    ni los lentos jardines. Ya no hay una
    luna que no sea espejo del pasado,

    cristal de soledad, sol de agonías.
    Adiós las mutuas manos y las sienes
    que acercaba el amor. Hoy sólo tienes
    la fiel memoria y los desiertos días.

    Nadie pierde (repites vanamente)
    sino lo que no tiene y no ha tenido
    nunca, pero no basta ser valiente

    para aprender el arte del olvido.
    Un símbolo, una rosa, te desgarra
    y te puede matar una guitarra.

    II

    Ya no seré feliz. Tal vez no importa.
    Hay tantas otras cosas en el mundo;
    un instante cualquiera es más profundo
    y diverso que el mar. La vida es corta

    y aunque las horas son tan largas, una
    oscura maravilla nos acecha,
    la muerte, ese otro mar, esa otra flecha
    que nos libra del sol y de la luna

    y del amor. La dicha que me diste
    y me quitaste debe ser borrada;
    lo que era todo tiene que ser nada.

    Sólo que me queda el goce de estar triste,
    esa vana costumbre que me inclina
    al Sur, a cierta puerta, a cierta esquina.

    Jorge Luis Borges

    Abrazo Javi!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro de los buenos...si en realidad este post tendría que haber sido eterno, bueno quizás lo será Jaja. Abrazo Marto ;)

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar